martes, 21 de abril de 2009

El poder de los sentidos ...


Recientemente, disertaba con algunos colegas acerca del poder de la observación en la formación del individuo y en el desarrollo de las competencias que han de ser obtenidas durante la formación profesional de los futuros médicos.

Vino a mi memoria en aquel instante una anécdota de Hellen Keller, quien recordando una conversación con una amiga que acababa de regresar de paseo del bosque, se asombra del hecho que ante la pregunta de qué había observado durante su caminata, obtuvo como respuesta "Nada en particular".

"Me pregunto como es posible - decía Helen - caminar durante una hora por el bosque y no ver nada notable. Yo, que no puedo ver, encuentro cientos de cosas: la delicada simetría de una hoja, la piel lisa de un abedul plateado, la corteza áspera de un pino. Yo, que soy ciega, puedo dar un consejo a los que ven: usad vuestros ojos como si mañana fueráis a quedar ciegos."

"Oíd la música de las voces, la canción de un pájaro, las poderosas melodías de una orquesta como si mañana fuérias a quedar sordos. Tocad cada objeto como si mañana fuérais a perder el tacto, oled el perfume de las flores, saboread con deleite cada bocado, como si a partir de mañana no pudiérais volver a saborear u oler"

"Aprovechad al máximo cada sentido, gozad la gloria de todas las facetas y placeres y bellezas que el mundo os revela".

Desde la perspectiva anterior y teniendo en cuenta que la profesión médica es una profesión en la que los sentidos (visión, audición, tacto, olfato) desempeñan un papel tan importante en la concreción exitosa de nuestras actuaciones profesionales, me surgen varias preguntas: ¿Qué tanto tenemos en cuenta el poder de la observación como herramienta fundamental para la recolección de la información que requerimos como insumo para nuestros diagnósticos y conjeturas? ¿Qué tanto trabajamos los docentes en el desarrollo de las "competencias sensoriales" de los futuros médicos? Y ¿Qué tanta importancia le damos a dichas competencias dentro de nuestros currículos?

Parafraseando a Helen Keller: "Médicos, usad vuestros ojos para detectar anormalidades en vuestros pacientes como si mañana fuerais a ser ciegos; oíd y reconoced voces, ruidos, latidos y sonidos del organismo humano como si mañana fuerais a quedar sordos; tocad, palpad, explorad e intentar reconocer anomalías ´durante el examen clínico del paciente, como si fuerais a perder el tacto mañana"

Aprovechad al máximo cada sentido, gozad la dicha de cada una de las maravillas que os revela el mundo de la medicina.