domingo, 22 de febrero de 2009

Animación en Centros de Día para Ancianos


Los centros de día, instancias intermedias entre el domicilio y los hogares de larga estancia, son espacios concebidos para fomentar la convivencia y promover la realización de actividades sociales, recreativas y culturales.

La iniciativa de crear un clima de convivencia, interacción e integración entre adultos mayores es atractiva en primera instancia, sin embargo, una gran cantidad de estos centros no alcanzan los objetivos esperados.

Este hecho puede ser explicado como consecuencia de diversos factores como la falta de conocimiento por parte de los directivos y el personal de apoyo en relación con el manejo de la animación, la escasez de especialistas en el desarrollo de este tipo de programas, las deficiencias en infraestructura y muy especialmente los cambios experimentados por la población de adultos mayores en los últimos años.

Y es que los ancianos han evolucionado favorablemente desde los puntos de vista sanitario (mayor esperanza de vida, mejores condiciones para el mantenimiento de la salud), económico (pensión de jubilación, apoyo familiar o subsidio por parte del estado) y cultural (nivel educativo, integración social).

Desde esa perspectiva, ya no se busca el encuentro “exclusivo” y el intercambio con pares de la misma generación, sino que se genera un interés por ampliar el horizonte hacia el resto de la población y se exploran otras actividades que permitan la expresión de sus potencialidades y la contribución efectiva con la sociedad.

En tal sentido, los centros de día, enfocados en principio a permitir el encuentro de los adultos mayores y la interacción en pequeños grupos, deben orientarse en la actualidad a la realización de actividades que permitan la integración del ancioano con el medio externo y el contacto intergeneracional.