martes, 30 de junio de 2009

Ética y Deontología Médica: Una aproximación histórica (II)

Un documento de origen anónimo, que data del siglo III antes de Cristo, es considerado uno de los primeros referentes acerca de las cualidades físicas y morales que deben ostentar quienes pretendan ejercer la profesión médica :

“El prestigio del médico exige de él que tenga buen color y un aspecto sano acorde con su propia naturaleza. Pues el común de la gente opina que los que carecen de esa condición física no pueden tratar de manera conveniente a los demás, en segundo lugar, que presente un aspecto aseado, vaya bien vestido y se perfume con ungüentos olorosos…”

“…debe atender, en el aspecto moral, a las siguientes actitudes: no sólo ser reservada, sino llevar una vida morigerada, pues ello contribuye mucho a su prestigio. Ser, además, un perfecto caballero en su comportamiento, y, por ende, mostrarse grave y afable con todo el mundo… Debe procurar además, tener libertad de acción…”

En todo trato, debe mostrarse leal… es grande la intimidad entre médico y paciente; y, en efecto, éste se le confía ciegamente, en tanto que aquél tiene constante relación con mujeres y doncellas, y con objetos de mucho valor, por tanto, debe comportarse en todos estos casos con un gran control de sí mismo.”