lunes, 18 de mayo de 2009

Umckaloabo

Desde hace varios años se han venido realizando numerosas investigaciones científicas acerca de las propiedades terapéuticas de los principios químicos contenidos en una gran variedad de plantas distribuidas a lo largo de la faz de la tierra.

Umckaloabo, un extracto de la raíz de Pelargonium sidoides, una planta gerinácea originaria del continente africano, ha demostrado gran efectividad en el tratamiento de procesos infecciosos del tracto respiratorio gracias a la actividad estimulante de la respuesta inmune (innata y adquirida) y al efecto bacteriostático de algunos de los principios activos del compuesto.

Composición química

Las propiedades antiinfecciosas e inmunoestimulantes de Umckaloabo están relacionadas con la presencia de derivados cumarínicos y fenólicos, flavonoides, precursores de prontocianidina, etil acetato, N – butanol y escopoletina.

Entre los principios activos contenidos en Umckaloabo que han sido analizados con mayor interés por diversos grupos de investigadores se encuentran la 6,8 dihidroxi 5,7 dimetoxicumarina, el umckalin y el metil éster del ácido gálico, los cuales han demostrado tener capacidad de estimulación del sistema inmune y efecto bacteriostático moderado frente a gérmenes gram positivos (Staphylococcus aureus, Streptococcus Pneumoniae, Streptococcus hemoliticum) y gram negativos (Escherichia coli, Klebsiella Pneumoniae, Proteus mirabilis, Haemophilus influenzae) comunes en las infecciones respiratorias. Otros componentes químicos que están siendo estudiados como sustancias coadyuvantes del efecto antiinfeccioso del extracto de Pelargonium sidoides son el metil galato, la escopoletina, la quercetina, el etil acetato y el N butanol.

Mecanismos de acción

Pruebas de laboratorio llevadas a cabo con algunos de los principios químicos constituyentes de Umckaloabo han evidenciado la existencia de algunos de los mecanismos que subyacen al efecto antiinfeccioso de la sustancia: actividad antibacteriana, estimulación del sistema inmune y citoprotección.

La actividad antibacteriana del extracto de P. sidoides tiene relación con las propiedades bacteriostáticas de los componentes antes mencionados. Para la mayoría de los patógenos asociados con infecciones del tracto respiratorio superior e inferior, la concentración inhibitoria mínima (CIM) del compuesto fluctúa entre 5 y 7.5 mg/ml. Algunos de los principios químicos constituyentes de Umckaloabo (etil acetato, N butanol) inhibieron el crecimiento bacteriano con un CIM entre 0.6 y 1.2 mg/ml, aún en cepas resistentes de S. aureus.
La acción del Umckaloabo sobre el sistema inmune está relacionada con el aumento en la liberación de óxido nítrico por parte de los macrófagos, con la inducción del Factor de Necrosis Tumoral (FNT) a partir de las células T, los monocitos y los macrófagos, y con el aumento en la liberación de otras citoquinas responsables de la síntesis de interleucinas (IL 1, IL 2, IL 18).

Un estudio llevado a cabo por Kolodziej y colaboradores demostró un aumento significativo en la producción de óxido nítrico por parte de macrófagos infectados con Leishmaniae que fueron expuestos al extracto de P. sidoides. Otros grupos han demostrado el potencial inductor del FNT a partir de la impregnación de células inmunes con diferentes concentraciones de Umckaloabo. El incremento en la liberación de óxido nítrico se traduce en una mayor capacidad de destrucción de microorganismos patógenos por parte de estas células, consideradas como la primera línea de defensa del sistema inmune humano.

El aumento en la concentración de FNT constituye un proceso independiente de la acción antiinfecciosa del óxido nítrico que potencia los mecanismos de control de infecciones gracias a la inducción de la activación de los Linfocitos (IL 1), el aumento en la producción de inmunoglobulinas (IL 6), acción citotóxica directa, promoción de la secreción de interferón (IFN) y en forma subsecuente del incremento en la agresividad de los macrófagos y de los asesinos naturales (NK) y estímulo de la proliferación y la diferenciación de las células B.
Pruebas biológicas funcionales llevadas a cabo con ácido gálico han evidenciado la inducción de la citoquina RNAm, molécula determinante en la transcripción de FNT, IL 1, IL 2, iNOS, IFN, y, al menos en forma temporal, IL 18, dos horas después de la exposición al ácido gálico. Así mismo, entre seis y ocho horas, es posible demostrar un incremento en los niveles de IL 10, lo cual se ha interpretado como una señal tardía de la suspensión de la función moduladora del sistema inmune.

Finalmente, la evaluación del efecto citoprotector inducido por los constituyentes de Umckaloabo, arrojó como resultado una mayor viabilidad celular en fibroblastos murinos protegidos mediante IFN producido por células inmunes impregnadas con extracto de p. sidoides y expuestas al virus de encefalomiocarditis. El modelo de experimentación evidenció que el uso de todos los constituyentes de Umckaloabo rebasa el efecto individual de los principios activos en forma aislada, hecho que plantea la posibilidad de un efecto sinérgico derivado de la interacción de los mismos.

Usos clínicos

De acuerdo con las características químicas y con los efectos farmacológicos del extracto de P. sidoides, el Umckaloabo se encuentra indicado en la profilaxis y el tratamiento de procesos infecciosos agudos y crónicos de etiología bacteriana del tracto respiratorio superior e inferior incluyendo amigdalitis, faringitis, sinusitis, otitis media y bronquitis, así como en la prevención de sobreinfecciones bacterianas en pacientes con infecciones virales.

La eficacia y la tolerabilidad de Umckaloabo en pacientes con faringoamigdalitis aguda de etiología viral fueron evaluadas en un estudio prospectivo, aleatorio, doble ciego, controlado con placebo en 143 pacientes entre los seis y los doce años de edad, demostrándose una disminución significativa de la severidad de la enfermedad en el cuarto día de tratamiento (7.1 +/- 2.1 puntos) frente a placebo (2.5 +/- 3.6).

El comportamiento de los síntomas individuales también reflejó la superioridad del extracto de P. sidoides (remisión de la fiebre 70%, dolor faríngeo 65%, dolor esternal 55%, sialorrea 80% e hiperemia faríngea 10%) en relación con placebo (30%, 25%, 15%, 40% y 3% respectivamente). Otras cuatro investigaciones, tres de ellas llevadas a cabo en 282 niños entre seis y diez años, y una cuarta, realizada en un grupo de mil pacientes entre los dos y los 35 años de edad confirmaron los resultados obtenidos.

Trescientos sesenta y un pacientes con sinusitis aguda o exacerbación aguda de sinusitis crónica recurrente entre uno y noventa y cuatro años con un promedio de edad de treinta y ocho más o menos 19 años, fueron evaluados para determinar la eficacia clínica y la tolerabilidad de Umckaloabo. Durante el tiempo de tratamiento, la escala de severidad de los síntomas se redujo en forma significativa (15.2 +/- 4.6 puntos a 2.4 +/- 3.2 puntos), encontrándose un porcentaje de éxito (remisión y mejoría clínica) cercano al noventa por ciento respecto a cada uno de los síntomas analizados individualmente.

La percepción subjetiva de los pacientes frente a su estado de salud guardó una adecuada correlación con el comportamiento de los síntomas de la enfermedad: 17.9% de los pacientes adultos reportó sentirse “bien” o “muy bien” al inicio del tratamiento, este porcentaje se incrementó a 51.5% al cuarto día y a 88.9% al final del estudio, mientras que los pacientes pediátricos experimentaron un grado de mejoría del 36.4 % al cuarto día y del 93.9% en el último control médico. Noventa y cuatro por ciento de los pacientes tratados con Umckaloabo refirieron una adecuada tolerancia al compuesto, en el 15.5% de los casos se presentaron efectos adversos de tipo gastrointestinal que sólo fueron asociados directamente con el extracto de P. sidoides en seis pacientes (1.7%).

En pacientes con bronquitis aguda o con exacerbación aguda de bronquitis crónica se han llevado a cabo varios estudios orientados a evaluar la eficacia clínica y la seguridad del compuesto. Dome y Schuster (1995) realizaron un estudio multicéntrico que incluyó doscientos cincuenta y nueve pacientes pediátricos (edad máxima de doce años, 56.4% del sexo masculino y 42.5% del sexo femenino) reclutados en cincuenta y tres consultorios de atención primaria durante el período de octubre de 1993 a enero de 1994. La duración promedio del tratamiento con Umckaloabo fue de trece más o menos seis días, la determinación de la severidad del cuadro y la definición del grado de mejoría fueron llevadas a cabo mediante una escala verbal de clasificación para los síntomas de tos, expectoración, disnea, estertores y dolor torácico.

Tres pacientes no completaron el estudio por haber requerido la administración de un antibiótico para el control definitivo de la enfermedad. Una proporción significativa de los niños incluidos en la investigación presentaban infecciones concomitantes (rinitis 82.2%, faringitis 50.6%, sinusitis 17.4%, traqueitis 19.7% y otitis media 8.8%). En el 80.3% de los casos se demostró una etiología viral, en el 28.6% bacteriana y en el 8.9% se reportó un componente alérgico.

La puntuación media de la escala global de síntomas (tos, expectoración, disnea, estertores, dolor torácico) se encontraba en una media de 6.0 +/- 2.9 antes del inicio de la terapia, durante los primeros siete días de tratamiento estos valores disminuyeron a 3.7 +/- 3.8 puntos y en la última revisión hasta 2.3 +/- 2.8. Así mismo, la valoración de cada uno de los síntomas en forma aislada reveló un índice promedio de remisión cercano a 80% (60% para la tos, 85% para la expectoración, 90% para la disnea y 85% para los estertores y el dolor torácico).

La evaluación final de tolerabilidad demostró una adecuada aceptación por parte del paciente, sus familiares y el médico tratante en el 96.5% de los casos. Se reportaron efectos adversos (disnea de corta duración, exantema leve, diarrea y dolor abdominal leve) en seis niños (2.3%), desapareciendo en forma espontánea al suspender la terapia con Umckaloabo. Tres pacientes fueron excluidos del estudio por agravamiento de los síntomas y/o mala respuesta a la terapia, siendo necesaria la administración adicional de antibióticos para obtener la mejoría definitiva del cuadro.

Otro estudio multicéntrico, abierto, observacional, llevado a cabo por Haidvogl y colegas en setecientos cuarenta y dos niños menores de 12 años (promedio 4 +/- 3) para evaluar la eficacia del tratamiento de la bronquitis aguda (83.4%) o de la exacerbación aguda de una bronquitis crónica (14.3%) con Umckaloabo, produjo remisión completa y/o mejoría clínica significativa del cuadro clínico de la enfermedad en el 90.2% de los casos en un tiempo promedio de dos semanas de tratamiento. La puntuación inicial de la sintomatología se redujo de 6.0 +/- 3 puntos a 1.4 +/- 2.1 puntos (p<0.0001), mientras que el índice de mejoría de los síntomas aislados se ubicó en una franja ubicada entre el 83.0% y el 89.1%.

Efectos adversos y contraindicaciones

No se han reportado reacciones secundarias asociadas con el uso de la sustancia ni existencia evidencia clínica de acción teratogénica, sin embargo, la administración de la sustancia debe realizarse bajo prescripción médica. Dada la composición química del extracto no debe ser utilizado en forma conjunta con anticoagulantes derivados de la warfarina. El uso concomitante con antibióticos, antipiréticos, antiinflamatorios, mucolíticos o expectorantes no se encuentra contraindicado.