miércoles, 5 de agosto de 2009

El fenómeno del niño y la salud


Expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) consideran que las inundaciones y sequías asociadas al fenómeno de El Niño tiene impacto en la salud, incluyendo el incremento de enfermedades infecciosas, la reducción de los suministros de agua, la disminución de la producción agrícola y pesquera, lo que a su vez conducirá a menos alimentos, al aumento de los niveles de polución y a una mayor cantidad de desastres.

Las enfermedades transmitidas por alimentos pudieran incrementarse como resultado de la afectación de la refrigeración de alimentos y vacunas, debido a los cortes de energía eléctrica. Las inundaciones incrementan la aparición de enfermedades transmitidas por el agua, tales como leptospirosis y esquistosomiasis.

El volumen y la duración de las precipitaciones es un factor básico en las comunidades biológicas, influyendo en las enfermedades infecciosas transmitidas por agua, insectos y roedores. Las inundaciones también pueden incrementar la incidencia de dengue, fiebre amarilla y malaria, al favorecer la proliferación de mosquitos.

Las inundaciones también favorecen que los animales salgan de sus madrigueras y busquen abrigo en las casa, por lo que se incrementa el contacto entre los hombres y los animales y el riesgo de contraer enfermedades como la peste, infecciones por hantavirus y otras enfermedades transmitidas por roedores, así como un aumento en la proliferación de cólera en algunas regiones.