viernes, 23 de enero de 2009

Tamizaje para cáncer en el anciano


Uno de los principales objetivos de la atención primaria está centrado en la prevención y/o detección temprana de las enfermedades mediante el uso de diferentes técnicas de tamizaje.

No obstante lo anterior, la práctica inadecuada de actividades de tamizaje puede conducir a un aumento de la morbilidad y la mortalidad como consecuencia de la invasividad de algunos de los procedimientos utilizados para tal fin o de los efectos adversos que puedan derivarse de la práctica habitual de los mismos.

En tal sentido, la Asociación Americana de Medicina Familiar recomienda tener en cuenta que la decisión de suspender la realización de pruebas de screening debe tener en cuenta la edad del paciente, el estado de salud, la expectativa de vida, la historia natural de la enfermedad y al análisis de riesgo beneficio de las intervenciones utilizadas para tal fin.

Así, según la Asociación, la prueba de Papanicolaou para la detección precoz del cáncer de cuello uterino puede ser abandonada después de los 65 años de edad en mujeres con pruebas recientes negativas para neoplasia, en la misma línea, el screening para cáncer de seno puede ser suspendido después de los 75 a 80 años de edad, el de cáncer de colon después de los 75 años en el hombre y de los 80 en la mujer y el de cáncer de próstata después de los 75 años, siempre teniendo en cuenta las preferencias del paciente y los datos obtenidos a partir de la evidencia científica.

Referencia

Albert R, Clark M. Cancer Screening in the older patient. Am Fam Phys. 2008; 78 (12): 1369 – 74, 1376.